Como calcular el precio de mano de obra para presupuestos

Saber calcular cuál es tu coste real de mano de obra es esencial para la realización de presupuestos bien ajustados

El precio de la mano de obra está sujeto a variables como la especialidad del puesto o la experiencia del trabajador, pero hay características generales que te pueden ayudar a determinarlo.

La tarea de administrar una empresa requiere el manejo de información, usualmente el análisis de costos y beneficios así como los ingresos, valoración que permite establecer el nivel de rentabilidad de tu compañía.

Conocer el coste asociado a la fabricación de un producto es necesario para tomar decisiones que afectan directamente al negocio. Las variaciones en precios y condiciones de mercado son factores que inciden sobre la ganancia esperada.

Seguridad social, salarios, pagas extras, previsión de posibles despidos, equipos de trabajo… Los factores que influyen en el cálculo del coste de personal se cuentan por decenas. Existen ciertos parámetros generales que has de tener en cuenta a la hora de calcularlo.

Todo ello, ayudándote de tecnología que automatice las tareas contables relacionadas con la gestión de personal, como el cálculo de nóminas, los procesos de altas, etc.

El coste un parámetro esencial para elaborar presupuestos

La mano de obra no solo se define como el esfuerzo físico y mental del trabajador aplicado al proceso de producción, sino que se trata de un concepto que debe ser cuantificable para poder diseñar presupuestos de nuevos proyectos.

Con el objetivo de determinar los presupuestos de manera ajustada y fiable, es imprescindible saber diferenciar entre los distintos tipos de mano de obra y valerte de uno u otro en función de las circunstancias de la producción.

Tipos de mano de obra

La mano de obra se puede clasificar en diferentes tipos según la actividad profesional, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Mano de obra directa, corresponde al personal de producción que interviene directamente en el proceso de manufactura. Realiza la transformación de la materia prima en bienes o servicios. En otras palabras: la que manipula el bien directamente para convertirlo en producto final o servicio.
  • Mano de obra indirecta. Son las personas que realizan una serie de tareas necesarias para la gestión y administración, atención al cliente o el supervisor de un proyecto son algunos ejemplos. Esta categoría engloba a los empleados que apoyan o dirigen la producción sin tener contacto directo con el producto.
  • Mano de obra fija o variable. Que son el personal que tenemos contratado de forma fija o variable (valoratodas las variables de proyecto. Fontaneros, electricistas, reformistas y, en general)

¿Quién marca el precio de la mano de obra?

Ateniéndonos a las leyes del mercado laboral, cuando la oferta de trabajo es alta, el salario tiende a disminuir por la abundante disponibilidad de trabajadores.

En cambio, si la oferta es escasa, el salario tiende a aumentar, ya que la mano de obra es limitada y se revaloriza. No obstante, a la hora de contratar a un profesional, es él quien marca cuánto vale su trabajo. Y salvo en el caso de la mano de obra fija, lo habitual es que cada tarifa sea diferente y se ajuste a la actividad profesional.

Parámetros generales para calcularlo.

Como hemos visto, influyen multitud de variables a la hora de determinar el precio de la mano de obra según la actividad profesional a realizar, pero existen una serie de parámetros que puedes valorar previamente al cálculo de su precio.

  • Tiempo y esfuerzo. No solo influyen las horas empleadas en un trabajo (tiempo), también el esfuerzo y la especialización.
  • ¿Solo o acompañado? Si realizas solo un trabajo, calcular el precio de la mano de obra es sencillo: únicamente debes determinar con antelación el tiempo estimado del servicio, pero si tienes trabajadores contratados, has de tener en cuenta sus horas en base a un salario bruto, incluyendo el coste de empresa derivado.
  • Desplazamientos y dietas. Para calcular el precio de la mano de obra no solo has de medir el tiempo empleado, sino los desplazamientos, el kilometraje y las dietas de los trabajadores.
  • Adáptate a las tarifas del mercado. Es vital situar las tarifas en una media de mercado laboral. La mano de obra es de precio libre, pero también puedes situarte como un especialista más caro en según qué sectores y con un público objetivo determinado. Por ello, es imprescindible que, antes de marcar la tarifa, diseñes tu objetivo de negocio.

En PB Asesores tenemos un gran equipo de profesionales con especialización en asesoría laboral, fiscal y económico-financiera con lo que podemos ayudarte a trazar las líneas maestras en de tu empresa. Te ayudamos en la gestión de empresarial y en los cambios en las normativas que solicitan.  Consúltanos ahora o visítanos sin compromiso.

 

Te mantenemos informado sobre las convocatoria de ayudas y subvenciones para pymes y autónomos.