La aceituna manzanilla cacereña en Sierra de Gata

La aceituna manzanilla cacereña, un cultivo del sector primario, el olivarero, que es punta de lanza en la economía de la Sierra de Gata.

A lo largo de los siglos, el olivar ha predominado en la Sierra de Gata junto a otros cultivos como el viñedo o en menor medida, frutales, dejándose para las zonas mas llanas el cultivo de cereales.

El olivo se cree introducido y extendido por los musulmanes, que fueron quienes modificaron el terreno creando los bancales ampliando así las zonas de laboreo y aprovechamiento agrícola.

Características

El olivo de variedad manzanilla cacereña es un árbol de tamaño mediano, con ejemplares de hasta 700 años de longevidad. Adaptado a suelos de excesiva acidez, alcanza la edad de producción a los 8-10 años siendo un árbol de maduración temprana y cuya distribución es principalmente el norte de la provincia de Cáceres extendiéndose por las estribaciones de la meseta central de la península ibérica.

Esta variedad de aceituna es muy apreciada para su uso como aceituna de mesa por su calibre y por su excelente cantidad de pulpa o carne y por su sabor siendo que el 80% se destina a este fin (al verdeo).

La Manzanilla Cacereña tiene un contenido en aceite muy bajo, del orden del 8-11% sin embargo, recolectadas en su punto óptimo de maduración y molturadas en frío se obtiene un equilibrio organoléptico que hacen de este AOVE (aceite de oliva virgen extra) un auténtico producto de exquisitez de gran valoración culinaria.

Con unas concentraciones de ácido oleico omega9 de valores siempre cercanos al 80%, confiere unas propiedades muy beneficiosas para la salud y reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Es muy recomendado su uso en ensaladas, aliños o para desayunar en crudo.

La comercialización

La aceituna y sus derivados, es y ha sido un recurso de gran valor y muy apreciado dentro y fuera de nuestras fronteras. De gran valor e imprescindible para la comarca serragateña, que desde tiempos inmemoriales y hasta la actualidad ha sido moneda de cambio por otros productos y exportado a todos los niveles alrededor del mundo, siendo por ello todo un motor socioeconómico que genera unos ingresos o entradas de recursos imprescindibles para la comarca.

Conscientes de la importancia de equilibrar la balanza de los flujos de capital entrante y saliente en la economía de la comarca, hoy en día, se busca cada vez mas el cometido de conseguir una mayor transformación en origen de las materias primas que se producen, conservando y dando valor a la excelente calidad de la que siempre se ha gozado, innovando en nuevos derivados y oportunidades de comercialización.

La Sierra de Gata se reinventa; orgullosa de la herencia patrimonial, tradicional, cultural e histórica de su pasado; concienciándose de los grandes retos del presente y donde entre sus gentes no faltan personas resueltas a escribir su futuro con audacia, valentía y determinación.

Deja una respuesta